26 nov. 2014

He bajado




He bajado tu tembloroso vientre
recorriendo valles y colinas con férvido hacer.
Llegado a la fuente del inocente manantial
secundado el encanto con predatoria mirada
para luego aquietar la sed en la lindeza del manantial.

He bajado al  perfumadísimo delta
recorriendo alisadas contiguas penínsulas
has alcanzar el extremo promontorio
donde luego chupar el ápice con voluptuosa vehemencia
mientras mi mirada se extasiaba en el encanto

He bajado mi cuerpo sobre la huella tuya
desahogando  lúbrica adherencia
y sigilando  los exudados vestíbulos
mientras mi lascivia penetraba  tu manantial
armonizando la anhelada  fusión

He bajado mi ardiente semen
en el fragor de tu fluyente catarata
culminando  el muto anhelo
de un deseado sello de amor
por luego pago dormirme en el abrazo

He bajado
en la cordillera de un infinito nuestro
amándote

<
Publicar un comentario