14 feb. 2015

Dos almas besadas por la luna



¡Estamos aún aquí!
Envueltos en la sabana
en la penumbra
de un irrumpido deseo,
tiemblo
mientras bajas las medias
de tus muslos pálidos
fragantes de malicia y campañillas de invierno
Soy fuego  sediento de fuego
el mismo
que arde entre los labios
y en los pensamientos.
¡Estamos aún aquí!
Se abren las piernas
… más
Quiero que sientas este delicado toque
de mis dedos curiosos
que cruzan el umbral
del delirio.
Y mientras imploras
abierta y rendida
para regalar más hambre
a mis caricias,
… párate
y déjame morir
alarga mi ansia
y mírate enrojecer.
¡Estamos aún aquí!
En el temblor
que inunda tu boca
en el borbolleo de los sentidos
que acoge mi carne
en la carne.
En esta danza sin contención
que empuja el corazón
ha extasiar la mente
Ahora que somos dos almas
besadas por la luna.


10 feb. 2015

En la huella tuya



La huella de tu consistencia
imprimida a fuego en mi piel
traslada la complexión
en el perfume de tu delta
En el espaciado de los compartidos temblores
el ardor viste de lujuria movimientos
el lamerse de desnudos
ávidos cuerpos
En un creciente deseo la locura se impone
sugiriendo la armonización
de vibrantes codiciosos sesos
en la esencial amalgama
El jadeo de humorosas complexiones
despide la lascivia
concertando el  voluptuoso gemir
que tipifica la peripuesta unión
El sincrónico  cumplimiento
franqueada de la urgencia precipitando
gemines almas en un amoroso
prolongado abrazo
Enrollamiento
nuestro
en la huella tuya

3 feb. 2015

Mía desde la cabeza los pies


Mía desde la cabeza  los pies
ahora miro tus flancos y tu vientre
y trazo tus lumbares con la tinta de los ojos
te doy mi boca en un tintineo de labios
de lengua y saliva
y he comprendido de repente de no haber vivido
hasta este momento ningún amor así
fuerte y potente de cejarme la luz que
llueve como una tela de satén sobre mi alma
alma desnuda.
Amarte solo ojos y tenerte de solo dedos
me embriaga hasta el borde del alma
pero necesito de entrarte en el corazón
y de bordar mi amor como si fuese
un largo cosquilleo y en todo esto
al cogerte tengo solo el gusto de un
éxtasis y el sabor de un nombre
pronunciado con fuerza.
Exprimirte  amor
consumarte y enroscarte como un
paño empapado hasta hacerte perder peso
te hace sentir mí esclava y mi presa
viva de vida y fatiga
con el corazón hambriento de amor
y es esto que te gusta mientras
me enamoro de ti.