4 oct. 2014

Adoro tus manos



Adoro tus manos cuando de mi se impregnan
entre estas filarias de aire en cuales se insinúan
y ventilan el alfa que se asesta.

Quisiera de ti incluso el llanto
con tal que fuese causa el gozo.

De ti remontaría cada arroyo
secaría tus recodos aterciopelados
y tu negra viña.

Por esto adoro mis manos que de ti se empapan
cuando se apoyan tórridas y cansadas
en el limbo de tus pretensiones.

Y eres, amante, la mía transpuesta  entidad de mujer
en este infuso de manos que sudan.

Publicar un comentario