23 jun. 2014

En el jardín del eros



Buscas
mi cuerpo vigoroso
provocante tendido
entre mórbidas tramas sedosas y luces cubiertas
de los cielos azules enamorados
en el oasis de paz del jardín del eros.

Flores prohibidas
sonrojadas de tierna pasión
se incendian armoniosamente
en las alas de la fantasía
que regala sueños extasiados de locura.

Pálpitos galopantes en la onda jadeante,
hacen eco al viento silente
que perfuma la atmósfera
de nuestra esencia corpórea
aromatizada de amor.

Miradas lánguidas
enfermas del esplendor de tu ojos
desnudan el día de los vestidos pensativos de la noche.

Tiernas locuras
acariciadoras  y perfumadas…
siguen valles irreprimibles de sensual belleza,
insinuándose  en los senderos más profundos,
a contemplar prados florecidos y arbustos vigorosos.

Mientras
tu planta carnosa me acoge deseosa,
chasqueando besos encantados como rayos en el cielo estaremos.

Lluvia, baja deseosa
…juntos…
naufragando en un mar de inmenso placer.

Ahogados de amor, en una maraña de  trampas,
bajo un cielo curioso
que hace brillar un sol armonioso.


Publicar un comentario