22 ene. 2010

mi ángel









Deseosa boca abierta en la espera. Yo, febril carne para probar, venas pulsantes en la aureola enmielada de los senos ya túrgidos del placer. Vientre arqueado, gotas de humor centellantes colan estrechas entre los blancos muslos, mi mano y la tuya.

  Mírame. Si. Soy tu diablo me acerco, teso y rabioso. Los respiros de funden en el aire vibrante nuestro, lenguas aterciopeladas danzan entre perlas y pliegas escarlatas, manos dulces y prepotentes cerradas en implacable tenaza sobre flancos mórbidos é insinuantes, mi impaciencia permuta sobre tus túrgidos pétalos a reclamar aquello que me espera. Si. Acógeme. Soy tu diablo. Diosa, me apodero ansioso de tu templo, acógeme y pretende sin recelo alguno en un torbellino infinito, río brillante de lingotes de oro bañado de la eternidad. De tus temblorosos labios, se oye sofocado un grito... ... Eres mi ángel....