5 may. 2009

amor a primera vista

 

Te vi danzar

con tu vestido rojo,

volabas

abeja enloquecida,

de flor en flor,

entre polen y néctar;

reina

de una fiesta de fin verano.

 

 

La brisa de la tarde,

en el cielo manchado de plata,

oasis mágico;

el respiro leve del mar,

con perfume afrodisíaco,

coartada

de nuestros

corazones adolescentes,

inocentes,

atentos

al fastidio del primer latido

 

 

Disculpa

quieres bailar

te pregunté

con voz trémula.

Y mil violines

entonaron

las melodías más dulces.

Acordes sublimes

y cante del corazón,

al posarte ligera

entre mis brazos.

 

 

 

¡Y fue

pasión abrasadora!

 

Vivas llamas

ardieron

ancestrales tabú.

 

Dábamos  uno al otro

lo mejor de nosotros.

 

Golosos

en descubrir el seso,

nos volvemos

cazador y presa

al mismo tiempo,

boca abiertos

en la posesión

saciamos

el gran amor.

 

Y fue

un verdadero

amor a primera vista

 

Publicar un comentario